Cabecera Blog

Cabecera Blog
Castillo de Sigüenza ( Guadalajara)

lunes, 7 de abril de 2014

CUIDEMOS NUESTRO CORAZÓN TAMBIÉN EN SEMANA SANTA



La Semana Santa está a la vuelta de la esquina, y hay quien hace planes de vacaciones y viajes de descanso y tranquilidad, pero todos incluyen no perderse los platos típicos de esta época, y es que en España, las tradiciones culinarias están en la Semana Santa más presentes que nunca, ésta época del año despierta el interés por la gastronomía ya que nos ha procurado algunos de los platos más exquisitos de la cocina española.

La tradición cristiana hace que la carne sea uno de los alimentos menos consumidos siendo sustituÍdo por otros productos como el cLásico bacalao en salazón por ejemplo, pero a veces la forma de elaboración  de estos platos hace que tengan un alto valor calórico cuando se abusa de salsas y rebozados por ejemplo, quizás para que tengan un alto poder saciante, buscando que compense el ayuno de otros productos. Al pescado se suman las típicas sopas de ajo, el potaje de vigilia, los buñuelos, las croquetas o tortillas, los escabeches o las patatas viudas. Pero la aparente sobriedad de estos platos se ve desbordada por la amplia oferta de repostería, como las celebres torrijas como principal propuesta, no solo para esta semana, sino también para mucho antes.




Estos guisos y postres, tomados sin moderación amenazan con disparar no solo los niveles de colesterol de nuestro organismo, sino también de glucosa. Para minimizar su efecto es necesario seguir una serie de pautas:





Las personas que padecen diabetes, hipertensión arterial u obesidad, deben extremar cuidados con las comidas típicas de Semana Santa, ya que durante esta época suele abusarse del consumo de salazones, mariscos, postres, bebidas azucaradas y alcohólicas. Es importante no abandonar los tratamientos médicos, realizar ejercicio y no excederse en el consumo de alimentos ricos en sal y grasas que ponen en riesgo la salud. Se deben evitar los crustáceos como almejas o pulpo que contienen altos niveles de colesterol o intentar comerlos una sola vez en la semana y en proporciones pequeñas. 

Es más conveniente el consumo de pescado que tiene grandes propiedades y son ricos en Omega 3, protector del corazón. Además se recomienda iniciar la comida con un plato de vegetales.


Para evitar el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular como embolias o trombosis es necesario adoptar una dieta equilibrada también en los días de vacaciones en este caso en Semana Santa.

El colesterol es uno de los factores de riesgo para padecer enfermedad cardiovascular, las cuales son responsables de una de cada tres muertes en el mundo. Es fundamental tener controlado el colesterol en nuestro cuerpo ya que es la grasa que obstruye la circulación sanguínea, principalmente la que se canaliza hacia el corazón y el cerebro. Debido a esta saturación de grasa en la sangre, el infarto en el corazón y en el cerebro, son frecuentes y en muchos casos, incapacitantes.
Se aconseja que para reducir el riesgo de sufrir padecimientos cardiacos se lleve a cabo una alimentación basada en frutas, verduras y alimentos bajos en grasas, así como evitar el tabaquismo y el sedentarismo.

Una buena idea  para esta Semana Santa seria incluir algún objetivo como proponerse dejar el tabaco o comenzar a practicar algún deporte, se pueden planear excursiones, paseos por el campo, disfrutando del buen tiempo o de los amigos, así cuidaremos nuestra salud y cuidaremos nuestro corazón.



Mª Jesús Abenza Ruíz
Enfermera Centro de Salud Alamín.

Desde Revista Tisana, recordamos que hoy 7 de abril es el día Mundial de la Salud.

1 comentario:

  1. Comer fruta estos meses es un placer porque por fin ha llegado la fresa, ¡que nos encanta!

    ResponderEliminar

Seguidores

...

...