Cabecera Blog

Cabecera Blog
Hayedo de Tejera Negra ( Guadalajara)

jueves, 7 de noviembre de 2013

Un cuento para vosotros

En un lugar muy lejano, allá dónde el recuerdo tarda en memorizar… se encontraba una princesa, pues  ésta se hallaba por orden de su padre y Rey en su cuarto encerrada y era muy infeliz en aquel castillo, pues estaba enamorada de un muchacho de aquel pueblo pero como era granjero su padre no la dejaba casarse con él. Alejada de la pequeña aldea y de sus súbditos vivía con la única idea de que aquel joven fuese a rescatarla, pues sólo su padre y Rey tenía acceso a la princesa, ya que tenía prohibida la entrada en aquel castillo a toda persona que no fuesen del servicio o amigos, el padre, que era ya mayor no quería que el alma impoluta de su amada hijita se viese perturbada por los depravados de sus súbditos. Pero en realidad lo que deseaba era que algún muchacho de sangre azul como ellos se presentase un día y le pidiese la mano de su hija. Hasta que ésta situación no se produjera no dejaría salir a la pobre y hermosa hijita que tan desdichada se encontraba.
Un buen día en el que el sol resplandecía, apareció en el castillo un muchacho apuesto y a caballo, el Rey al verlo quedó muy sorprendido, pues en verdad parecía un hombre de sangre azul; y fue hacia él para saludarlo, cuando el joven vio tanta atención en su persona quedó impresionado, pues en realidad lo que el quería era a la princesita, sacarla de aquel cuarto en el que se encontraba recluida, para así poder casarse con ella no sin antes pedirle su mano al Rey que con tanto egoísmo hacia la pobre princesa tenía encerrada en aquel castillo. Y así lo hizo después de haber hablado con el Rey le pidió la mano de su hijita a cambio de que ella también le aceptase. La princesa quedó atónita al verle, pues conocía a ese muchacho de algo aunque no sabía bien, hasta que se dio cuenta de que era su amado granjero que tanto echaba de menos, enamorada de él desde hacía años fue liberada y marcho con él…

Lo que el rey no supo nunca es que la procedencia de éste no era de sangre azul sino que era uno de sus súbditos, aquel granjerito que hacía años cortejaba a su hija que vestido con hermosas galas y con un hermoso caballo prestado  que se hizo pasar por aquel apuesto príncipe...

Ana

1 comentario:

Seguidores

...

...