Cabecera Blog

Cabecera Blog
Ha llegado la primavera ( camelia) a Guadalajara

lunes, 2 de abril de 2018

Lo que hay detrás


En el Castillo con dos fantasmas y un perro guardián. Todos están muertos. Sucede todo en un plano de realidad en el que me he evadido. He viajado al futuro a engendrar mis hijos que vengarán mi muerte sin moverme del sitio. Dolor para el dolor. Desconocimiento para la verdad. Sueño para la realidad. Realidad para todos mis sueños como un deseo de agua inacabable. Volviendo a soñar que soñaba me despertó el aleteo de una mariposa en Pekín. Soy el hombre de regreso de todas partes con cadenas psíquicas atado a una cama de la que no me puedo alejar y vuelvo siempre a soñar que sueño que despierto en esta misma cama donde ahora escribo. Nada más racional que sentir, nada más racional que soñar, nada más absurdo que vivir despierto con mis ojos crucificados, con mis cuernos atados por una maroma, con mis alas de cera fundidas por el sol, con mi único ojo cerrado cegado por la luz caminando despierto por los caminos que conducen al ayer, buscando una calle por la que nunca haya transitado, un paisaje surreal de tierra roja, de tierra blanca, de tierra amarilla; masticando piedras sonoras más allá de cualquier parte; en ese territorio inexplorado de la vigilia lunar, usando palabras como cerradura mental buscando una caja en el fondo de mi mar interior donde todo está en calma, en ese lugar donde sólo yo puedo entrar buceando en mí cada vez que despierto a mí como si fuera náufrago de mi interior cosechando desgracia, atrayendo hacia mí cualquier desgracia posible para sortearla en un requiebro de mis caderas como un obstáculo para la plena felicidad. Atraigo rayos sobre mi cabeza desplumada, despeluchada, desproporcionada hacia el interior, endógema y monógama. No cierro ninguna puerta pero la que lleva a tí  está abierta de par en par. Nuestros hijos han nacido nuevos y perfectos; de cal y arena en el charco de tu vientre donde se baña la belleza para ser perenne. Soy el autor de tu bodevil, soy el encanto encantador que te susurra como el viento en tu ventana; sonrió al verme marchar de tu lado penando por volver a verte, por poder retener tu cara, tener la idea de tí cuando pienso en tí. Es difícil recordar y más fácil hacerse una idea. Tengo miedo de decir lo que tanto quiero oir. Te quiero oir; te quiero escanciar en mi boca como zumo de vida, de vida libre, sin principio ni final, siempre, nunca jamás, todos los días de este mundo.


DAVID

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

...

...